Ají (Capsicum baccatum)

Ají, Capsicum baccatum, más que un condimento en la cocina.


Sus frutos contienen un principio picante conocido como la capsaicina. Contienen también, colorante rojo (capsantina), vitaminas (A, B1, B2, B3, C), sales minerales (potasio, fósforo, sodio,calcio, hierro, rojo de capsico) y las semillas contienen aceite.


La capsaicina tiene un sabor picante muy fuerte que, incluso en pequeñas dosis, ejerce una irritación en la piel y en las mucosas seguida de una sensación de ardor. 
En pequeñas dosis el ají estimula el apetito y activa las secreciones gástricas. En dosis excesivas produce gastroenteritis.


En uso externo, cura el reumatismo, la artritis y la pleuritis. En uso interno la tintura esta indicada en casos de dispepsia y contra la atonía estomacal: en medicina es utilizada como excitante, antihemorroidal, antidisentérico, descongestionante, vasodilatador local, estimula el peristaltismo intestinal, en los dolores reumáticos artritis, gota, indigestión.
Hay estudios que reportan que esta especie es alucinógena, pero no es utilizada para ese propósito. 


En cuanto a sus usos dentro de la medicina tradicional amazónica los curanderos la usan para hacer una maceración (mezclada con aguardiente) o "purga" para perros para volveros buenos cazadores. También aplican el fruto directamente para tratar el dolor de muela. La infusión del fruto se utiliza para hacer el curaré. Los frutos se comen para tratar la flatulencia



Dejar un comentario