Alcachofa (Cynara scolymus)

Evidencia científica ratifica el uso tradicional de los indígenas de la Amazonía brasileña a la

alcachofa como tratamiento para el hígado: tradicionalmente usada para eliminar el ácido úrico además de diurético. Cynarin sería el nombre del compuesto o ingrediente activo que sería responsable de los beneficios de este vegetal para el tratamiento de este órgano. La mayor parte de esta sustancia se encuentra en sus hojas, por lo que el uso del extracto proveniente de esta parte sería lo más recomendable.

 

Según estudios científicos este compuesto presente en el extracto de las hojas ha demostrado gran eficiencia en la regeneración y protección del hígado (hepatoprotector). Esta sustancia incrementa, además, las secreciones de la vesícula biliar, ayuda al hígado a mejorar su performance frente a los daños caudados por el alcoholismo y la malaria ya que tendría efectos de desintoxicante y regenerador para ambos órganos. Asimismo, protege a estos órganos del daño producido diariamente debido al estado del agua, aire y comida cargada de herbicidas.

 

La alcachofa  protege al hígado de envenenamiento e intoxicaciones de modo similar a la silimarina del Cardo Mariano (Milk thistle). El extracto de este vegetal es capaz de prevenir daño hepático igual que la planta ya mencionada, además de ser capaz de estimular la regeneración de células hepáticas como lo hace la silimarina. La diferencia entre ambas plantas sería que la alcachofa tiene un alto contenido de hierro, lo que contribuye, además, a mejorar “la calidad de la sangre”.

 

También se ha encontrado que la alcachofa contribuye a bajar el colesterol y la presión sanguínea, sin embargo, no se recomendaría su consumo a mujeres dando de lactar ya que inhibiría la producción de leche materna.

 



Dejar un comentario