La planta que era serpiente: el Jergón sacha

En el Caserío de Timicurillo a tres horas río abajo en deslizador desde la ciudad de Iquitos, vivía Don Juan Cahuasa, un nativo de la zona, de 50 años, quien se dedicaba al trueque de productos de primera necesidad.

Don Juan era víctima de constantes robos en su negocio, y se sentía triste e impotente al no poder hacer nada para contrarrestar esto.
Cierto día, se acordó de su compadre Don Toribio, quien vivía en Pucahuaquillo, cerca de la ciudad de Pevas, en donde era conocido como el gran curaca Puca y pensó en pedirle consejo a fin resolver su problema.

Después de conversar, el curaca regaló a Don Juan un "máchique" de una planta muy curiosa que utilizan los nativos para protegerse antes de ir a "montear" y curarse de la mordedura de serpientes venenosas. El tallo de esta planta se parece a la serpiente venenosa conocida en la Amazonia como Jergón, razón por la cual la planta lleva el mismo nombre: Jergón Sacha.

Don Toribio le aconsejó que sembrase la planta en su huerta sin que nadie lo viese y también le advirtió que una vez que la hubiese sembrado no tocase agua hasta el día siguiente. Don Juan, sorprendido, no se explicaba como sería posible que una simple planta fuese a alejar a los ladrones, pero hizo todo lo que le recomendó su compadre.

Aunque Don Juan no volvió a sufrir de robos en su propiedad, una noche decidió despejar la curiosidad que tenía; ¿cómo era posible que esta planta lo protegiera?... Decidió esperar la media noche, y oculto vió…

Continúa leyendo el desenlace de esta historia

 

1:Máchique: La porción de alguna planta que es extraída para replantarla.

2:Montear: Salir de cacería.



Dejar un comentario